jueves, 24 de noviembre de 2016

Celebrity Reflection





La semana pasada nos invitaron a ver el Celebrity Reflection y he de decir que nos encantó. Como muchos sabéis soy interiorista o lo que es lo mismo decoradora de interiores y debo reconocer que mi exigencia con el diseño es elevada. Pues os puedo asegurar que el barco es una preciosidad y está lleno de detalles increíbles.




La visita fue más tranquila que en otras ocasiones, éramos solamente cuatro personas y nos acompañó en todo momento una chica encantadora (Community Manager de Royal). Así que pudimos visitar el barco libremente. ¡Un gustazo!


El Reflection fue inaugurado en 2012, tiene una capacidad para unos 3.000 pasajeros y su Ratio es excelente. Nada más entrar subimos a la planta superior, donde se encuentran los solárium y zonas de piscina. Uno de esos espacios es el Club Lawn, que dispone de zonas privadas y césped natural. 













Seguidamente visitamos la zona de piscinas y debo decir que lo primero que me sorprendió fueron las hamacas con sus colchonetas bien cuidadas, las camas balinesas y la calidad de sus toallas de piscina. A libre disposición de los clientes... Una maravilla









Está claro que Celebrity cuida a sus huéspedes y se preocupa para que la experiencia vivida a bordo sea placentera y satisfactoria.




Seguidamente vimos todas las zonas de solárium y la cancha de básquet. 










También debo recalcar que el barco dispone de mesa de Ping-Pong y de Club para los pequeños de la casa, aunque bien es cierto que es un barco más dedicado a los adultos y al relax.


También me gusto que hubiera fuentes para poder beber en todas los solárium, me pareció un acierto.




Continuamos la visita y nos encantó la zona de la Piscina Cubierta Climatizada, de buen tamaño, con muchas tumbonas, de nuevo camas balinesas y con una pared con chorros de agua y luces de colores que invitaban al relax.







Con muy buen sabor de barco nos dirigimos a las cubiertas 4 y 5 donde se alojan los bares y restaurantes... Primero visitamos los restaurantes de especialidades, todos muy coquetos y muy bien cuidados en sus detalles.



El restaurante Blu para los pasajeros de camarotes  Aquaclass 




















Este último me encantó, su entrada abovedada me pareció maravillosa y sus vistas a popa espectaculares.





Y para terminar la visita a los restaurantes pudimos visitar el Principal OPUS, en el que cenan todos los pasajeros. Me pareció muy elegante...








Recorriendo el barco pudimos ver la Heladería, algunos de los bares y la zona de tiendas.

















 Y como no su espectacular Bar Martini con su barra helada por las noches, una zona muy glamurosa donde tomando una copa uno puede relajarse y disfrutar.




 


Y el Bar Cellar  “La Bodega”, un lugar ideal para disfrutar de una buena copa de vino, siempre abierto gracias a sus máquinas expendedoras.









Seguimos nuestro recorrido hacia el Casino, muy completo y única zona de fumadores interior en el barco.






Y de allí fuimos a visitar la Sala de torturas (El gimnasio) Grande, luminoso, muy bien equipado y con unas vistas espectaculares. Sin duda los amantes del deporte disfrutarán de lo lindo en el Refelction.








Ya concluyendo la visita pudimos entrar en el SPA, con sauna, baños de vapor y sala de tumbonas de piedra calientes ¡Una gozada! Si bien es cierto que eché de menos una piscina de Talasoterapia. También dispone de peluquería.


Nos quedó pendiente de ver el Teatro, el Club infantil y la discoteca, pero Celebrity nos invitaba a comer y debíamos ir al Buffet. Por cierto muy variado y completo y con unos postres buenísimos.





Comimos divinamente y pudimos charlar un rato, fue una experiencia muy recomendable y seguro que no tardaremos en probar esta naviera que tan bien nos ha tratado.

Un saludo