lunes, 23 de enero de 2017

Escala de Crucero Mykonos (Grecia)




Mykonos –  Descubriendo su magia

Y casi sin darnos cuenta llegamos a Mykonos, para mí la escala más deseada del crucero. Después de descubrir y enamorarme de Santorini hace un par de años, deseaba con fuerzas conocer otra isla griega de casitas blancas y detalles infinitos.

Algunas veces las expectativas son tan altas que acabas decepcionándote, pero este no fue para nada el caso... 



Desembarcamos del Rhapsody en tenders a las 8:30 de la mañana cuando aún estaban recogiendo las calles de la fiesta del día anterior. Las tiendas aún estaban cerradas y pudimos pasear por Chora completamente solos más de una hora, hasta que la ciudad empezó a despertar.





Nota: He de reconocer que bajar en Tender fue comodísimo porque te dejan en el centro de Chora, pero si vuestro crucero os dejara en el Puerto Nuevo no debéis preocuparos, porque además de autobuses hay traslado en ferry súper económico 



A lo que íbamos... Nosotros seguimos paseando y poco a poco fueron abriendo las tiendas y fueron apareciendo turistas, pero todo seguía igual de bello. Y nosotros seguíamos igual de encantados.













¡No pude evitarlo! Me  encantó la magia que desprende Mykonos y me enamoré de la isla como con Santorini...


Callejeamos por todas sus estrechas callejuelas, visitamos su playa, nos fotografiamos con los molinos, paseamos por la Pequeña Venecia y compramos recuerdos como si no hubiera un mañana, quería llevarme todo lo que pudiera recordarme durante el año aquel maravilloso lugar.














Solo nos quedó pendiente ver a Petros, ese día debía estar de vacaciones porque no conseguimos dar con él. Espero que podamos regresar pronto para encontrarlo.







Esa noche en el barco disfrutamos de la Noche Blanca con una gran fiesta en la zona de la piscina, que fue la guinda perfecta a un día genial.



Escala de Crucero Corfú (Grecia)




Corfú  – Una pequeña decepción




Después de un fantástico día de navegación llegamos a Corfú. El Rhapsody atracó en el puerto y bajamos temprano porque habíamos reservado una excursión con una empresa externa (S2S) 

Nada más bajar del barco habían autobuses del puerto que gratuitamente nos acercaron a la terminal.Pensábamos que estaría más lejos, pero creo que no estuvimos más de dos minutos en marcha. Debe estar a 300 o 400m


 
En la terminal del puerto de Corfú se ofrecen todo tipo de agencias, hay taxistas, alquiler de coches, autobuses turísticos, punto de información. La verdad es que lo tienen muy bien organizado.





Nosotros allí mismo nos encontramos con nuestro guía y como todos llegaron puntuales empezamos enseguida la excursión.


Nos llevaron primero a ver el “Palacio” de Achilleion o también conocido por el Palacio de Sissi. He de decir que la ruta hasta allí es horrorosa, pasamos por una carretera llena de coches abandonados, suciedad y casa descuidadas. No puedo comprender como permiten ese deterioro si pretenden seguir viviendo del turismo.




En una media hora llegamos al Palacio, que sinceramente no tiene nada en absoluto de especial. Ni su estructura, ni su interior que ha sido reformado a través de los años con sumo mal gusto, ni las seis estancias que nos enseñaron con muebles de épocas totalmente distintas intentando hacer creer que aquello alguna vez lució en esas estancias de verdad.








Los jardines y vistas se salvan aunque tampoco son mucho mejores, las esculturas de Aquiles no están pulidas  lo cual hace que se pierdan sus volúmenes reales y si encima las famosas panorámicas prometidas a Isla Ratón son desde allí mismo ya es para alucinar...









La verdad es que me sentí medio estafada con la visita. Menos mal que pagamos 22€ por persona y eso hace que no me haya enfadado en absoluto, al contrario mi marido y yo nos reíamos del resultado, si llegamos a gastarnos 100€, ahora mismo estaría enervada.




Seguidamente nos llevaron hasta la capital dónde nos dieron tiempo libre para ir de tiendas o pasear. Nosotros allí mismo dimos por terminada la excursión, paseamos diez minutitos por la zona de tiendas, compramos un par de recuerdos y cogimos un taxi que por 10€ nos llevó nuevamente al puerto.








Resumiendo, la próxima vez alquilaremos un coche e iremos a ver cosas por nuestra cuenta o nos quedaremos directamente en el barco, porque de momento no es una escala que me apetezca repetir.